Creando incentivos docentes para mejorar la excelencia y la equidad en la escuela

Garantizar que a todos los estudiantes en las escuelas públicas de los Estados Unidos de Norte América les enseñen buenos docentes es un imperativo educativo y moral. El docente es la influencia escolar más importante en el logro de los estudiantes, y los niños en situación de pobreza y los de color cuentan con menos posibilidades de aprender con docentes bien calificados, con experiencia y efectivos que otros estudiantes. Aún así, las propuestas de incentivos docentes – incluyendo las que promueve el programa Race to the Top del presidente  Obama – rara vez se basan en lo que la educación de alta calidad señala como los tipos de incentivos que llevan a la excelencia y la equidad en la escuela. Entre los enfoques actuales para crear incentivos docentes, muy pocos tienen en cuenta cómo las condiciones específicas influyen en la decisión de los docentes efectivos sobre si trabajar o no en escuelas que tienen altas necesidades y sobre la capacidad de enseñar efectivamente en este tipo de escuelas. Esta revisión de las investigaciones encuentra poco sustento para un sistema de medición simple del crecimiento de valor agregado , evaluando a los docentes con mayor rigor y concediendo bonos.  En cambio, el documento sostiene cuatro recomendaciones: usar el Fondo de Incentivo Docente actual para atraer a docentes calificados y efectivos a las escuelas de altas necesidades, expandir los incentivos creando una compensación estratégica, crear condiciones de trabajo que permitan que los docentes enseñen efectivamente, y promover con mayor agresividad mejores prácticas y políticas que inciten la excelencia y la equidad escolar. El documento legal anexo (por el momento, sólo disponible en inglés) ofrece lenguaje legislativo  para implementar estas recomendaciones. 

Click here for the English language version of this brief.