Dar en la tecla con lo que anima a los docentes

Publicación completa:
Creando incentivos docentes para mejorar la excelencia y la equidad en la escuela

La investigación muestra que los programas de incentivos que premian a los docentes solamente por los resultados de los exámenes de los alumnos producen resultados limitados; mientras que otros incentivos son más populares entre docentes, producen mejores resultados y se pueden usar para mejorar habilidades entre los colegas.

Contacto:
Jamie Horwitz, (202) 549-4921, jhdcpr@starpower.net

Acceder a la gacetilla de prensa: http://tinyurl.com/aosfev3

 

Boulder, CO (Lanzamiento en inglés: enero 12, 2012.  Lanzamiento en español: febrero 5, 2013) — Los docentes, ¿piensan como vendedores o como trabajadores de una línea de montaje? Un incentivo financiero atado a un objetivo de producción o de venta, ¿motiva a los docentes a enseñar mejor? Los alumnos, ¿se benefician de estos incentivos financieros? La respuesta es que muy pocas o ninguna ganancia se obtiene de estos incentivos docentes. Esto sucede porque los esquemas de pago según el desempeño no responden a lo que más preocupa a los docentes.  Según el informe Creando incentivos docentes para mejorar la excelencia y la equidad en la escuela, que publica el National Education Policy Center (NEPC) de la University of Colorado Boulder, otro tipo de incentivos pueden resultar mucho más exitosos.

Este informe provee información fundamental para los gobiernos estatales, las escuelas y los distritos escolares sobre lo que nos dice la investigación al respecto de los tipos de incentivos que tienen mejores probabilidades de lograr que los mejores docentes trabajen y permanezcan en las escuelas, particularmente en las de alta necesidad.

Este informe fue escrito para NEPC por Barnett Berry, fundador y presidente del Center for Teaching Quality, y por Jonathan Eckert, profesor de educación de Wheaton College en Illinois y ex Embajador Educativo en el Departamento de Educación de los Estados Unidos, donde trabajó para las administraciones de los presidentes Bush y Obama en cuestiones de la calidad de la enseñanza.  El informe incluye un documento legislativo en lo cual se sugiere el lenguaje para traducir las recomendaciones a propuestas legislativas. El documento legislativo fue escrito por el profesor Scott R. Bauries, de la escuela de derecho de la University of Kentucky, cuyas áreas de especialización incluyen la ley educativa y la ley laboral.

En su revisión de la evidencia empírica, Berry y Eckert dicen que “las propuestas de incentivo docente rara vez se basan en lo que la investigación educativa de alta calidad señala como los tipos de incentivos docentes que llevan a la excelencia y la equidad escolar.”

Por ejemplo, según los autores “la evidencia empírica, incluyendo los estudios de gran escala y un numero crecinte de testimonios de docentes, sugiere que las condiciones de trabajo son mucho más importantes que las primas.” Además, la importancia de las condiciones de trabajo van mucho más allá de las cuestiones de tiempo, tamaño de la clase, y la duración de la jornada laboral. Los que están en cargada de la política educativa necesitan centrarse en las condiciones que permiten que los docentes enseñen efectivamente, incluyendo: “ (1) directivos que cultivan y adoptan el liderazgo docente; (2) el tiempo y las herramientas para que los docentes puedan aprender los unos de los otros; (3) preparación especializada y recursos para las escuelas de altas necesidades, los temas y los alumnos; (4) la eliminación de tareas docentes fuera del ámbito; (5) cargas docentes diferenciadas que se basen en la diversidad y la movilidad de los alumnos; (6) oportunidades para tomar riesgos; (7) la integración de servicios de apoyo académicos, sociales y de salud para los alumnos; y (8) edificios escolares seguros y bien mantenidos”.

Además, escaparle a virtualmente todas las estrategias de incentivos docentes para mejorar el rendimiento que están en boga en estos tiempos es un modo de entender cómo se pueden usar los incentivos para premiar a los docentes que mejoren sus habilidades junto con sus colegas. Los docentes se han organizado en “silos” durante mucho tiempo. Berry y Eckert subrayan que la compensación estratégica puede ser usada para premiar a los docentes que colaboran, en lugar de competir, con sus colegas y ayudan para que se enseñe de una forma más efectiva.

Los autores ofrecen otras recomendaciones específicas, concluyendo que “lo que la mayoría de los docentes desean es el saber cómo enseñar sus materias, asi como también la autonomía y el apoyo necesarios para cumplir mejor con las necesidades de sus alumnos.” Lograr efectivamente las condiciones que los mejores docentes quieren y necesitan requiere el apoyo a sus actividades profesionales y retenerlos, particularmente en las escuelas de altas necesidades.
 

Encuentre el informe Creando incentivos docentes para mejorar la excelencia y la equidad en la escuela, de Barnett Berry y Jonathan Eckert, y el documento legislativo escrito por Scott Bauries, en la siguiente página web, en inglés y en español:
http://nepc.colorado.edu/node/3295

Los dos documentos fueron producidos por el National Education Policy Center (NEPC) en la Universidad de Colorado Boulder, con el apoyo financiero del Great Lakes Center for Education Research and Practice (greatlakescenter.org). La Ford Foundation también colaboró en el financiamiento del policy brief Creating Teacher Incentives for School Excellence and Equity.

La misión del National Education Policy Center es producir y difundir investigaciones académicas de alta calidad y evaluada por académicos con el fin de informar el debate de la política educativa. Nos guía la creencia de que el gobierno democrático de la educación pública se fortalece cuando las políticas se basan en evidencias sólidas. Para más información sobre NEPC, visite http://nepc.colorado.edu/. Para más información sobre el proyecto Initiative on Diversity, Equity, and Learning (IDEAL), financiado por la Ford Foundation, visite http://nepc.colorado.edu/ideal.